18 de noviembre de 2008

Sola...


No se lo podía creer, estaba muerta, pero muerta del todo. Se sentía rara, bueno en realidad no se sentía. Pensaba eso sí, pero no se sentía, intentó notar sus pies, sus manos, pero no. Quiso recordar como había llegado hasta allí, pero no tenía ni idea, se había ido a dormir, un poco antes de lo habitual, pero nada más fuera de lo normal. Y de repente se vio allí, nadie le había dicho que había muerto, pero lo sabía. Miró hacía abajo a través del amplio ventanal. Conocía a los pocos que estaban allí reunidos, todos compañeros de trabajo. Comprendió que era su entierro. Sólo cuatro personas se habían acercado. No es que se esperara muchos más, pero cuatro, era humillante. Si es cierto que había sido una cabrona (así la había definido la única persona que había intentado amarla) toda su vida, con todo el mundo. Sobre todo con la gente del trabajo. Respecto a los amigos..., la verdad es que no tenía amigos, ni uno. No necesitaba a nadie, o al menos eso se había dicho siempre a sí misma, tampoco se había molestado jamás en cambiar las cosas.. Le habría gustado que allí hubiera alguien triste, pero no, en realidad los cuatro que estaban junto a la caja, seguramente se irían en cuanto tuvieran la certeza de que ella estaba bien encerrada bajo llave y el féretro cubierto de tierra.

A pesar de no sentir su cuerpo, se dio cuenta de que estaba llorando. Nunca había llorado de pena, sólo lo había hecho de rabia e impotencia. Nunca había sentido lástima por nadie, ni por ella misma. Había tenido que morir para darse cuenta de lo sola que estaba. Siempre había estado sola, a pesar de estar rodeada de gente. En el trabajo, el gimnasio, los viernes iba al cine, al teatro. Tenía una vida sexual activa, conseguir eso era fácil, pero nunca había tenido una relación duradera. Nunca había amado. Nadie la lloraba, nadie le dedicaría un pensamiento una vez que la caja cayera al fondo. Nadie la echaría de menos.

Y ahora tenía toda la eternidad para pensar en ello.

22 comentarios:

  1. Qué gran relato y que sensación tan terrible... Tendremos que ser buenos por si las moscas. ;)

    ResponderEliminar
  2. Faria, o al menos parecerlo...:-)

    Mamma, la soledad total, debe ser terrible... y muy dura

    ResponderEliminar
  3. Debería ser posible que los cabrones con pintas que pululan por el mundo, los de verdad, los que se pasan la vida jodiendo al prójimo y se divierten maquinando como hacerlo, pudieran asistir a su último adiós y se dieran cuenta de lo poco que les han querido. Que sus relaciones siempre fueron disimuladas, por miedo, por necesidad.... No sé si se arrepentirían de lo que han hecho, pero con que sufran me vale...
    Se lo merecen.
    A mí eso no me va a pasar nunca... No porque sea buena. Es que no me pienso morir ;)

    Un beso y feliz miércoles...

    ResponderEliminar
  4. Qué relato más bueno, Merce!!! Da que pensar, sí: dado que no tendremos una segunda oportunidad (a menos que la reencarnación la cubra la Seguridad Social), convendría ir pensando en que, a la larga, compensa ser buena persona...

    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno de todo esto es que cuando una se muere está muerta y no creo que pueda enterarse de gran cosa, porque si pudiera... se volvía a morir del disgusto :)

    Un abrazo, Merce.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Novicia, los hijos putas deberían acudir a su entierro (de forma consciente, no como cadáver :-)) para ver cómo los demás se alivian de verlo allí encerrado.

    Muchos besos, me ha encantado el relato.

    ResponderEliminar
  7. Pues parece ser que ella misma se lo ganó, lo de estar en absoluta soledad y ver su propio entierro...

    Magnífico.

    ResponderEliminar
  8. Que entrada mas a tiempo Merce (y que bien lo explicas) Ayer me enteré de que un tipo que me había hecho la vida imposible en el trabajo se habia muerto este verano. No era buena gente.Por supuesto, no lo siento.No se si desearle una eternidad para pensar en ello... pero un rato si, por lo menos.
    Besitos varios.
    (juer.. y yo que parecía buena eh?)

    ResponderEliminar
  9. Novi, pues sí, se lo merecen, pero sabes, yo no creo en ese tipo de justicia...

    Eduardo, La reencarnación es lo único en lo yo creo... haciendo, eso sí, un gran esfuerzo...

    M Carmen, sí, no debe ser agradable eso de morirse... ;-)

    Pablo, y ya si eso, hasta les hacemos un corte de mangas... :-))

    Enrique, hay gente que se lo gana día a día, hora a hora...

    Eria, que sí mujer, que eres buena... o no... :-)))

    ResponderEliminar
  10. Y ahora, vamonos de cervezas...
    Eso les ha faltado decir a los 4 compañeros.

    ResponderEliminar
  11. Un relato duro, durísimo, pero también buenísimo!!!Me has hecho vibrar con la exposición de una vida que se repite en tantas personas... Espero no acabar igual; es terrible! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Con un poco de suerte se va al infierno, y allí, te lo aseguro, no hay tiempo para perderlo pensando. Con la marcha que hay allí abajo...

    ResponderEliminar
  13. Puf, muerto y todavía con las preocupaciones de vivo.
    eres maquiavélica.

    ResponderEliminar
  14. Cris, mujer... eso ya es mala leche...

    Moderato, Segurísimo que no...

    Corpi, seguro que hay más ambientillo que arriba...

    Food, ya quisiera yo serlo... ;-)

    ResponderEliminar
  15. Uf, que yuyu la verdad, además de muerta ¡sola!, bueno, si uno está muerto no le importará mucho, pero jolines qué vida, si es que hay que conocer gente, y a ser posible que se quede alguno y no sea solamente de paso.

    ResponderEliminar
  16. que triste. yo también quiero escribir algo así en estos momentos, justo antes de leerlo ya estaba triste, ahora estoy peor. pero bueno que le vamos hacer. lo importante es levantar el ánimo. mañana será otro día. nuevas ilusiones empezarán.

    ResponderEliminar
  17. He de decirte, que encontré tu blogger por casualidad...y me encanta!!

    saludos de una maruja.

    ResponderEliminar
  18. Shiki, no sé yo si nos importará o no... y además es que no hay forma de salir de la duda...

    David, lamento muchísimo haberte puesto trisste, no era en absoluto mi intención...

    Ángela, bienvenida, y gracias... saludos de otra maruja...

    ResponderEliminar
  19. Me recuerda a "quién quiera peces, que se moje el culo".

    Buen jueves :)

    ResponderEliminar
  20. Pues es una pena que no haya otra vida para darse cuenta de esas cosas. Hoy es el aniversario de otro muerto "famoso", hasta lo anunciarón en la tele de blanco y negro. Así se pudriese eternamente el y su alma caso que existiese y la tuviese.

    Muy buena la narración, bien contada y con buen ritmo.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  21. Bornne, también sirve aquel de "quien siembra, recoge" o algo así...

    Uno, la justicia humana, no existe, o al menos, no siempre, y en la divina no creo... así que... hoy estoy negativa...

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...