20 de mayo de 2008

Y yo que pensaba...


que ella no pensaba...pero dice que sí, pero que sólo lo hace cuando lleva tacones.

Lady Beckham dice, que sin tacones no puede pensar.

Yo suelo hacerlo (pensar) mejor sin tacones, ya que cuando los llevo puestos, un único pensamiento ocupa mi cabeza; descalzarme y poner las plantas de los pies en el suelo frío...es uno de los mayores placeres que hay...

Hasta la próxima, o no.

22 comentarios:

  1. ¿Neuronas? ¡Para qué! Es mucho máas eficiente pensar con dos... tacones ;-)

    ResponderEliminar
  2. Estas noticias me hacen pensar... Descalza!!

    :-P

    (No puedo con esa 'pava'... No puedo)

    ResponderEliminar
  3. jajaja... a mi abuela le pasa lo mismo casi... supongo que será por la costumbre.

    ResponderEliminar
  4. Preciosos zapatos y taconazos... y no sigo por ahí para no parecer demasiado fetichista (que lo soy)...

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco podría pensar con tacones... Mi concentración se vuelca en esos momentos en no meterme un piño y en quitármelos lo antes posible... Bsos!

    ResponderEliminar
  6. La sensación de sentir las plantas de los pies en el suelo frío, es una sensación muy placentera, aunque a mí los tacones no me impiden pensar, disfruto más con mis pies desnudos..
    Besitos cálidos

    ResponderEliminar
  7. Eduardo, en realidad, algunas creo que piensan con los pies...

    Luna, y es que es muy, pero que muy pava...

    Brigate, buenas piernas tendrá tu abuela...

    Enrique, ¿lo eres?, pues no había adivinado nada por tu blog...;-)

    Perdida, y terminar encima con algún diente roto...

    Calida sirena, andar descalza es un gran placer...bienvenida...

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bueno! Entonces yo no debo pensar casi nunca, porque me encantan los tacones pero rara vez me los pongo... ¡menudo martirio! Y luego hablan de torturas chinas...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. los tacones son un invento inutil, en la pr�ctica, pero perfecto. Realzan los gemelos y los gl�teos de quien los usan. Al menos eso dice Oscar Tusquets Blanca, arquitecto y dise�ador, en su ultima obra. y tiene raz�n.

    saludos!

    ResponderEliminar
  10. Tacones, pensar... ahora mismo ni voy a pensar ni me voy a poner tacones, solo voy a ver la tele descalza.

    ResponderEliminar
  11. M Carmen, pero tortura y de las gordas...

    Txe, yo no sé si los realzará o no, pero te aseguro que después de varias horas con ellos puestos...doler duelen, gemelos, glúteos, y si me apuras hasta las pestañas...

    Cris, no es mal plan...

    ResponderEliminar
  12. Serán molestos, incómodos e insanos. Pero... ¡qué maravilla es una mujer con tacones!

    Y ya... rojos y de charol. Puestos a pedir.

    Por cierto, sí he leído tu post, no me han deslumbrado los tacones. Lo que pasa es que no opino sobre bobas. Me lo prohíbe mi religión.

    Saludos, Merce.

    ResponderEliminar
  13. Don Landa, pues a lo mejor me hago yo acólito de esa su religión...

    De charol???, tacones y con charol, eso ya es mala leche...que el charol destroza los pies..

    ResponderEliminar
  14. No es mala leche. Tenga en cuenta que yo hablo solo y exclusivamente como espectador...
    Y como espectador, con un más que sospechoso punto fetichista, le digo: sí, charol... rojos... y altísimos.

    :)

    ResponderEliminar
  15. Landa, jajaja, estoy segura de que los tacones son un invento de hombres, bueno, los tacones y todas esas cosas que las mujeres hacemos para intentar captar miradas masculinas....depilaciones, cremas anti-arrugas, anti-celulíticas....:-)

    ResponderEliminar
  16. Mi abuela con 87 años, va con tacones, y tiene unas piernas que quitan el hipo.
    Genio y figura!

    ResponderEliminar
  17. Me gustaría poder comparar mi opinión con la tuya, pero por desgracia no tengo opinión.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Me adhiero a lo de descalzarme y pisar el suelo, aunque yo más bien lo que hago en cuanto llego del trabajo a casa es ir a por mis zapatillas de "estar por casa" que, a veces, me encantaría que se llamaran "...y de salir a la calle", porque es el primer momento placentero y relajante de mi vuelta al hogar, el otro es quitarme la ropa y ponerme cómoda y suelta...¡uf!

    De esa guisa es cómo suelo crear mis "grandes obras de arte", despejar las incógnitas de la vida y filosofar para mí misma. Si es que a mi, estando cómoda, pensar se me da de lujo.

    ResponderEliminar
  19. uyyy....imposible para mi, acostumbrada a la comodidad seria todo un suplicio para mis piecitos. Un abrazo....

    ResponderEliminar
  20. Pues yo no soy de las listas... yo cuando me visto de chica ( que no siempre lo hago) me calzo unos buenos tacones para que me levanten otras partes. Bajo del coche con el pie firme y disfruto de sentirm sexy un rato. Pero al rato...!ay al rato! al rato dejo de sentirme sexy y empiezo a sentirme idiota y termino andando que parezco un pato, menos mal que no me gusta regresar tarde a casa. Pero de estas cosas será que me olvido, porque si al día siguiente que me paro delante de una zapatería termino comprarndome los que tengan el tacón mas alto. Mía culpa, soy así.

    ResponderEliminar
  21. Eria, yo he llegado a llorar, encima de unos tacones... Bienvendia

    ResponderEliminar
  22. En ocasiones llevar tacones me pone de mal humor...y los llevo bastante a menudo...¡¡Pero es que son tan bonitos!!

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...