6 de mayo de 2008

Grandes frases IV (Billy Wilder)


La frase de hoy, al contrario que las tres anteriores, no es una de esas de las que tiro en un momento de bajón, ni de las que me ayudan a afrontar la vida de otra manera. No, la de hoy es simplemente una frase genial de un genio, un auténtico genio (perdonad que me repita), me refiero a Billy Wilder, un tipo con un humor absolutamente inteligente, capaz de hacer maravillosas comedias que escondían la más ácida de las críticas. Nadie ha vuelto a hacer películas como las de Wilder, y tal y como está el panorama creo que tendrán que pasar muchísimos años para que otro genio como él se ponga detrás de una cámara y delante de un guión.

No puedo quedarme con una sola de sus películas, imposible elegir, también me cuesta mucho elegir entre sus frases, pero está es fantástica, digna de alguien capaz de reírse de todo, empezando por si mismo:

"Si hay algo que odie más que el que no me tomen en serio es que me tomen demasiado en serio"

Hasta la próxima, o no.

8 comentarios:

  1. Como diría Fernando Trueba: Wilder es Dios! O, como mínimo, su repersentante en la Tierra!

    ResponderEliminar
  2. Me parece una frase absolutamente inteligente...

    ResponderEliminar
  3. Eduardo, debe ser muy difícil ser dios o su representante, pero al menos este señor ha conseguido que yo pase muy buenos momentos...

    Enrique, sí que lo es, es tan importante saber reírse de uno mismo...

    ResponderEliminar
  4. Imprescindible para aplicarla a uno mismo... y tambien a esos 'otros' que no tienen las miras muy grandes...

    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Sí es que tomarse la vida y a la gente demasiado en serio es lo peor para las arrugas.
    Voto por esas otras, las patas de gallo que nos salen al reirnos...

    ResponderEliminar
  6. Nunca me he tomado a nadie en serio. ¿No?

    ResponderEliminar
  7. Luna, efectivamente, todos deberíamos ser capaces a aplicárnosla..

    Lola, esas quedan hasta bien...

    Cris, a mi no, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  8. Un tipo inteligente, sin duda. Y con sentido del humor.¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...