27 de mayo de 2008

Buscaba...


No podía, no podía...no lo conseguía. Día tras día, noche tras noche, no dormía, no comía, ...ni dormía. Sólo buscaba...buscaba, buscaba y buscaba...y no encontraba. No encontraba un sueño. Un sueño de hacía mucho tiempo, de cuando aún era un niño. Un sueño que se le perdió...

Hasta la próxima, o no.

9 comentarios:

  1. Inquietante... Es una desgracia perder/abandonar los sueños que un día fueron nuestro motivo principal para saltar de la cama y plantarle cara a la vida con una sonrisa retadora ;-)

    ResponderEliminar
  2. Sentado no se encuentran los sueños!!

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Lo que ocurre con los sueños, es que aunque muchos se pierdan o se vayan, siempre vendrán otros nuevos....

    Gracias a los tres...

    ResponderEliminar
  4. A mi ésto, me da miedo.

    ResponderEliminar
  5. Todos hemos perdido sueños cuando éramos niños o adolescentes, y ya no tiene remedio. Lo malo es que seguimos perdiendo sueños de adultos :(

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Se van unos y vienen otros. Siempre.
    De no ser así, ¿qué sentido tendría estar aquí?

    ResponderEliminar
  7. Si no tienes sueños ¿De qué vives? La realidad tan abrumadora te suele aplastar, con los sueños dulcificas tu vida, pero como bien dices cuando un sueño desaparece otro aparece...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. perderse buscando un sueño o buscar un sueño perdido. Cosas diferente que són la misma cosa.

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...