28 de octubre de 2006

De lo que somos o podríamos haber sido


No hay nada más difícil que educar a un hijo, y cuando digo educar, no me refiero a enseñarle como debe sentarse en la mesa, a lavarse los dientes después de comer, o a no decir tacos.

Tampoco me refiero a enseñarle unas normas básicas de respeto hacia los demás, de respeto por la propiedad ajena, y de respeto por uno mismo. A lo que yo voy es algo mucho más complicado.

Tengo claro de que nacemos con un carácter más o menos definido, listo para desarrollarse, ahí es donde viene mi duda, se desarrolla de una forma natural o terminamos siendo, un producto fabricado por nuestro entorno.

Últimamente me he pillado varias veces, detrás de mi hijo diciendo aquello de ¡No así no!, hasta que un día me preguntó ¿Por qué así no?, ¿Por qué no puedo hacerlo a mi manera? Y ahí me quede parada mirándole con cara de tonta, porque realmente no lo estaba haciendo mal, simplemente lo estaba haciendo a su manera.

¿Qué derecho tengo yo, a influir de esa manera en mi hijo, a no dejarle desarrollarse tal y como es? Por eso me pregunto si somos auténticos, o han transformado nuestro carácter hasta no quedar nada genuino en nosotros.

Durante nuestra infancia y adolescencia, nuestro entorno intenta, hacernos mejores, pero también puede ser que nuestros miedos, nuestras contradicciones vengan de ese miedo a no actuar como queremos, sino a como dijeron que debíamos hacerlo.

Uf, es un tema difícil, jodidamente difícil, pero tiendo a pesar, que no debo darle muchas vueltas, y que educar a mis hijos, lo iré aprendiendo sobre la marcha, para eso no sirve un plan previo.

Y lo dejo, que otra vez como dos post más abajo, me estoy poniendo muy profunda.

Hasta la próxima, o no.

2 comentarios:

  1. No te comprendo bien. Es que no sé si te refieres al desarrollo profesional o al desarrollo personal. Si explicaras bien el ejemplo de Toni... ¿qué estaba haciendo que tú harías de otra forma? Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya, creo que me ha salido un poquito espeso, pero es que es muy dificil, me refiero al desarrollo personal, pero en toda su amplitud, al final abarca también al profesional.

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...