13 de abril de 2008

Amor, harina y huevos...


El miércoles pasado asistí a la mesa redonda del ciclo del amor que coordinó Lola Gracia, a quien sólo pude saludar unos segundos, porque bastante lío llevaba ella. Intervenían Juan Carlos Calderón, Pura Salceda y Ana María Tomas. Aparte de pasar un buen rato, me quedó claro que con este tema, es difícil alcanzar una conclusión, y menos yo, que con términos tan abstractos me pierdo más que en un centro comercial.

¿Cómo se puede definir?, creo que hay tantas definiciones de amor como personas capaces de amar. ¿Qué es para mí? Pues un sentimiento compuesto de muchos otros sentimientos, pasión, amistad, empatía, respeto, admiración... para entendernos, el amor es como un concurso de bizcochos. Todos los cocineros utilizarán unos ingredientes básicos, tales como harina, huevos, azúcar, y por supuesto levadura. La levadura sería la pasión, esa que no falte que si no la cosa no sube. Pero además de estos básicos, cada cocinero le dará su toque, uno le pondrá una pizca de cacao, otro preferirá ponerle un poquito de canela, otro aroma de vainilla, otro de limón, o fruta, o frutos secos, puede haber algún innovador que le ponga un poco de chili o pimienta, ¿por qué no?... Incluso un mismo cocinero hará bizcochos distintos dependiendo de quien se lo va a comer, no será igual un pastel para una fiesta de cumpleaños infantil, que si es para unas venerables ancianitas que toman el té de las cinco, o si es para la fiesta aniversario del club de los amigos del tequila. Es más, la misma tarta no sabe igual el primer día, que el tercero, y hasta se puede echar a perder en un momento dado... Vamos que no hay dos amores iguales, que el amor es lo que es, dependiendo de quien ama y sobre quién se proyecta...

Pero si difícil resulta definir el amor, más complicado es intentar dar respuesta a eso de la necesidad de amar y ser amado...eso ya es de premio. Y no se me ocurre nada mejor como recompensa que un buen analgésico...imprescindible...

Hasta la próxima, o no.

8 comentarios:

  1. Me encanta la metáfora "repostera" para intentar explicar eso del amor...
    En fin, es tan complicado...

    ResponderEliminar
  2. Sí, Merce, no es fácil definir, explicar que es el amor. Habrá tantas maneras de sentir el amor, de enfocarlo, como personas somos en el mundo. Fácil o difícil de definir, lo cierto es que es un gran alimento para el alma.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado lo del concurso de bizcochos y lo de la levadura, esencial, claro..Me apunto tu artículo para la próxima tanda del amor.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto, para el AMOR con mayúsculas, siempre hay que echarle huevos.

    ResponderEliminar
  5. Enrique, gracias, y sí, es complicado el amor, e intentar definirlo...

    Mari Carmen, imprescindible...

    Lola, sin levadura y sin huevos nada que hacer

    ResponderEliminar
  6. Queria poner corazones pero como no se... los imaginais.

    ResponderEliminar
  7. Aqui solo faltaba musica de Celia Cruz!!!
    Azuuuucaaaaarrrrrrr!!!
    :-)

    ResponderEliminar
  8. Cris, que pena, con lo bonito que hubiese quedado...

    Luna, te estaba esperando para que cantaras...que yo lo hago muy malamente...

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...