11 de marzo de 2008

Con dos cojones

Después del día de resaca electoral, tras haber leído y escuchado de todo sobre los resultados de las elecciones, mi cabeza anda ya ligeramente embotada, pero entre todas las secuelas, hay una que me ha llamado mucho la atención y que me cabrea profundamente. Reconozco que cuando algo o alguien se me mete entre ceja y ceja puedo resultar muy muy pesada, incluso obsesiva, y eso es lo que me pasó desde el principio con la ley de igualdad para la mujer, ley que desde el minuto uno me pareció absolutamente discriminatoria y, aunque pueda parecer una exageración, absolutamente humillante para nosotras. Y es que eso de que por cojones tenga que haber determinado número de féminas en listas electorales, consejos de administración, etc ...pues a mi me parece, como ya he dicho, humillante, porque al final siempre se puede poner en duda, si esa mujer esta en ese "sillón" porque vale para ello, o por lo que tiene entre las piernas, con perdón. Que sí, que lo sé, que de esto ya he hablado varias veces aquí .

Lo cachondo de todo esto, es que aplicando la ley en la formación de las listas electorales, las mujeres pierden representación en el nuevo congreso. Para entendernos que metiendo en las listas al menos el 40% de mujeres por cojones, la representación femenina no pasa del 36%. Pero lo cachondo cachondo es lo que ha pasado en el PSOE, gana cinco escaños y pierde cuatro diputadas, que me lo expliquen, porque a mi es que me cuesta entenderlo, el PP de los seis escaños que gana, solo uno es femenino. IU, ERC y PNV, se quedan sin mujeres. Solo se salva CIU que gana tres puestos para mujeres, pero que con sus cuatro tampoco llegaría al 40%. CC sí lleva el 50% de mujeres, claro que son dos. Lo mejor es que la representación femenina en UPyD es del 100%, vale que solo tiene un representante, pero da igual, lo importante es que es del 100%. Todo esto no parece que sea fruto de la casualidad, no, es que por lo visto y visto lo visto, las listas se hacen con mucha vista...y sobre todo se hacen con dos cojones...o alguno más...y no lo digo yo, lo podéis leer aquí. Que es que hay cosas que me cabrean, y esta es una de ellas...

Hasta la próxima, o no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...