20 de diciembre de 2007

Las palmeras



Las palmeras es una de las canciones que más me gusta, desde que tengo uso de razón, aunque de esto último no estoy muy segura, de tener uso de razón, me refiero.

El primer minuto suena "Contigo en la distancia", precioso tema también, pero las palmeras son las palmeras. Para los que la conozcáis, disfrutadla, y para los que no, escuchadla, yo creo que merece la pena, al menos una vez en la vida. Sí, ya sé que la puse hace tiempo, pero no estaba entera...y bueno, que Alberto Cortez se lo merece.

Con ella aprovecho para desearos una feliz navidad a todos aquellos a los que os gusten estas fechas, y para aquellos no soportan la navidad (porque esto de la navidad es así, o te encanta o no la soportas), pues que tengáis un buen y largo fin de semana. Ya sé que lo suyo hubiera sido poner un villancico, pero es que estoy ya saturada de campanas, ovejitas, pececitos, etc...

Que comáis y bebáis todo lo que os de la gana, que ya habrá tiempo en enero para los buenos propósitos. Eso sí, si cogéis el coche, ojito a la carretera (DGT, gobierno de España, uy, me suena haber escuchado esa frase en algún sitio, no caigo).

Sed buenos, o no.

Por si alguien quiere echar un vistazo...os dejo la letra, de Gilberto Rojas.

Las palmeras, las palmeras.
Ah, mi corazón está empezando a padecer
desde que yo te conocí, mi dulce bien.
Sé que para mi es muy difícil olvidar
todo el encanto de tu voz y tu mirar.
Ven mi amor, que quiero ser tu adoración
y forjar nuestro nidito de pasión.
Ven que las palmeras saben de mi amor,
ven que mi alma ya no puede de dolor.

Quiero tus besos con frenesí,
cariño mío, dime que sí,
mi cariñito, no digas no,
con las palmeras yo he de morir.

Ven mi amor, que quiero ser tu adoración
y forjar nuestro nidito de pasión.
Ven que las palmeras saben de mi amor,
ven que mi alma ya no puede de dolor.

Quiero tus besos con frenesí,
cariño mío, dime que sí,
mi cariñito, no digas no,
con las palmeras yo he de morir.

Hasta la próxima, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...