22 de noviembre de 2007

La compra del super

Iba yo a escribir esta noche sobre el asunto de los aparca-maridos, cuando he visto que ya lo han hecho Lola (Vivir en el filo) y Eduardo (Más claro, agua) , y como lo han hecho muy bien, como siempre, pues paso tema.

Pero claro, no he podido evitar sacar de mi mente a los hombres haciendo compras...y lanzo unas preguntas al aire...¿Por qué los hombres compran tantas gili-chorradas cuando van al super? ¿por qué llenan bolsas y bolsas de chuminadas varias?, patatitas redondas, patatitas cuadradas, almendras fritas, almendras tostadas, cacahuetes rellenos, cacahuetes de colores, dulces, salados, galletitas, palitos de no sé que, palitos de no sé cuantas...todo esto a pesar de llevar la lista de la compra bien especificada...

¿Por qué cuando llegan a casa dicen?,

-joder me he gastado una pasta en el super, total en cuatro cosas

-Si cariño, cuatro cosas útiles, como leche, detergente, agua....y cuatrocientas gili-chorradas

-Ya sabes, el gusanillo

-¿Gusanillo?, querrás decir, la boa constrictor que anida en tu estómago...

Vale, ya sé que no hay que generalizar, y que habrá hombres que hagan compras serias, y se ciñan a la lista...¿o no?.

Hasta la próxima, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...