2 de octubre de 2007

El sitio de Brisciglie

El convento de Bisciglie, se encuentra situado cerca de la ciudad de Bari. Vivían allí cuatro hermanas clarisas hasta que se murió la superiora y fue cuando llegaron los problemas. Parece ser que las tres hermanas no se han puesto de acuerdo sobre quien debía ocupar el puesto como máxima responsable del convento. La hermana Liliane, se autoproclamo superiora, no en balde lleva allí encerrada la friolera de cuarenta y cuatro años, vamos toda la vida esperando su oportunidad para que ahora dos jovenzuelas descaradas pongan en entredicho su derecho. Todo empezó con insultos varios, que si tú eres una tal, que si tú una cual, que si tú más, hasta que llegaron a las manos, eso tuvo ser todo un espectáculo, las monjas rodando por el suelo a torta limpia. La hermana Liliane se llevó la peor parte, ya que tuvo que ser atendida por médicos por heridas varias. Ante el espectáculo, el arzobispo de la zona ha decidido cerrar el convento y regalárselo a otra congragación, ha convencido a las dos díscolas jovencitas para marcharse, pero la hermana Liliane se ha encerrado a cal y canto y ha dicho que de allí no la mueve ni dios, bueno dios si, así que le ha escrito una carta al papa para que este como representante de dios en la tierra le diga que debe hacer.

Me parece a mí que la respuesta de Benedicto es previsible, vamos que es muy probable que le diga a la sor que salga de allí, entre otras cosas porque las mujeres pintan poco en la iglesia, o más bien nada. ¿Qué hará entonces la hermana Liliana? ¿Saldrá del convento con la cabeza baja, acatando la orden como una buena sierva? ¿Decidirá seguir en el convento defendiendo el sitio como si de Agustina de Aragón se tratase?, y ¿Qué hará el arzobispo para sacarla de allí?, ¿llamará a los geos?, ¿mandará a la guardia nacional?, ¿enviará el papa a los fornidos mozalbetes de la guardia Suiza? ¿la dejarán morir de hambre? (improbable, ya que las despensas de los conventos suelen estar bien surtidas). Que injusta es la vida, allí encerrada desde 1963, para que ahora la traten así…¡vamos, vamos, vamos!

Hasta la próxima, o no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...