21 de septiembre de 2007

Para pensar


Si os apetece pensar un rato, seguid leyendo...

Al morir, un hombre dejó como herencia a sus tres hijos, su once coches. Dispuso que se los repartieran de la siguiente manera:
-La mitad de los coches serían para el hijo mayor
-La cuarta parte para el mediano
-La sexta parte para el pequeño

Puesto que no sabían como hacerlo llamaron a una experta para que les ayudara, la mujer puso su coche junto a los otros 11, y dijo:
-Bien, ahora hay 12 coches, la mitad serán para el mayor, o sea 6, la cuarta parte para el mediano, o sea 3, y la sexta parte para el pequeño, o sea 2 coches. De tal manera que 6+3+2=11, sobra uno, que es el mio.

Que tengáis un buen fin de semana.

Hasta la próxima, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...