17 de agosto de 2007

El placer de no hacer nada

Hoy me siento extraña, si, eso de que llegue el fin de semana y no tener nada que hacer es raro. Debido a que los últimos "weekends", han sido de mucho ajetreo, coche para arriba, coche para abajo, pasar el día con unos y cenar con otros, ahora me siento perdida, dando vueltas por casa y preguntándome a mi misma, ¿que hago mañana?...no sé que voy a hacer.

Aparte de compra, comida y demás rutinarias actividades, imprescindibles todas ellas, que le vamos a hacer, no se a que le dedicaré mi tiempo...Quizá lo mejor sea descansar, leer, escuchar buena música y ya cuando el sol se esté escondiendo un paseo y una buena cena en la semi-desértica ciudad, o en la huerta...no se si podré sobrevivir a tal ausencia de planes, pero he de reconocer que algunas veces no está mal eso de preguntarse...¿y que hago hoy?

Hasta la próxima, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...