17 de julio de 2007

Oye, ¿tú eres virgen?

Esta es la pregunta que les han hecho o les harán a todos aquellos que quieran conseguir una entrada gratis para ver una obra de teatro titulada “Mi primera vez” en un teatro de Nueva York, pero claro, los empresarios no están por la labor de creerse a pies juntillas las contestaciones del personal, que ya se sabe que hay mucho jeta por el mundo y una entrada gratis es una entrada gratis, así que han decidido que tienen que comprobarlo. Ya me veía yo a un montón de jóvenes neoyorkinas, y no tan jóvenes, porque esto de la virginidad no tiene edad y cada uno la pierde cuando quiere…o cuando puede, preparadas pañuelo en mano para la terrible prueba, y andaba también preguntándome que prueba les realizarían a ellos, cuando para mi tranquilidad leí que hay un señor de profesión hipnotizador que es capaz de averiguar la verdad sin tener que recurrir a tan primitiva técnica. No le queda nada al hipnotizador, uno por uno, oye ¿tu eres virgen? Ya no se yo si entrará en más detalles o se conformará con un si o un no.

Lo que no me ha quedado muy claro es que se pretende con dicha iniciativa, si premiar la castidad o potenciar el sexo, a saber, ya solo me queda decir eso de “es que estos americanos tienen unas cosas”. Lo mejor, que los responsables del espectáculo piensan que en Nueva York quedan pocos vírgenes…

Hasta la próxima, o no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pues vosotros diréis...