4 de junio de 2007

Soy una maruja


Y tengo un blog de maruja. Eso me dijo ayer alguien. No creo que lo dijera en tono despectivo o por lo menos yo no me lo he tomado así. Según la Real Academia de la Lengua, que limpia, fija y da esplendor (lo que me ha gustado siempre esta frase), una maruja es un ama de casa de bajo nivel cultural, hombre, ama de casa soy, si es mi casa, quien mejor que yo para limpiar, guisar, lavar, planchar, y todas esas cosas que hay que hacer, porque hay que hacerlas, no hay más remedio, que no es por amor al arte. Pues si soy ama de casa o quizá debería decir, profesional del hogar, que es según las “jovenas feministas” la definición correcta, pero es que a mi eso me suena fatal. En cuanto al nivel cultural, pues hombre, yo tampoco diría que es bajo, ahí andamos, tengo mi título universitario aunque tampoco creo que sirva como medidor de nada. Al menos intento seguir aprendiendo algo nuevo cada día.

Yo a las marujas me las imagino, con los rulos puestos y la bata de guatine, cotilleando con la vecina del C que la hija de la del B es un putón verbenero, y que la han visto ya con dos o tres distintos, que se compran el pronto y hablan de lo que le ha pasado a la Pantoja. Desde ese punto de vista, no soy una maruja, mis relaciones con los vecinos son escasas, y no leo las revistas del corazón ni siquiera en la pelu.

El día que decidí abrir un blog, me planteé la duda del tema , no puedo hacer un blog literario porque no escribo, lo he intentado, he empezado ya tres novelas, porque es algo que me apetece, pero soy consciente de que escribir no es lo mío y es que me lío y me embrollo, y una de dos o termino escribiendo un tocho más o menos del tamaño de “Guerra y Paz” o me quedo en una mini-novela de bolsillo, pero no pierdo la esperanza de ser algún día Premio Planeta…, la poesía ni me lo planteo y es que la poesía y yo, no nos entendemos, lo máximo a lo que he llegado en poesía es a aquello de “sin haberlo planeado, me ha salido un pareado”. Podría haber hecho un blog sobre botánica, pero las plantas se suicidan en cuanto entrar en mis dominios. Un blog de animales tampoco puesto que no me gustan, así que voy sobre la marcha, escribo lo que me apetece escribir, normalmente lo que pienso sobre cuestiones varias, igual de una peli, que de mi punto de vista de la política, que de la hijaputa que me robó la cartera, o lo que pienso sobre la publicidad ,de lo que me gusta George Clooney o de noticias que me resulten curiosas.

El caso es que me he aficionado a esto de los blog, de escribir en el mío, y de leer los de los demás, “conocer” gente que nunca hubiera conocido, lo cual enriquece y te hace descubrir cosas nuevas, y te facilita la labor esta, de no acostarte sin saber todos los días algo nuevo.

Hasta la próxima, o no.

9 comentarios:

  1. Creo que el "marujerío" anida en cualquier sitio, como decía la canción "no tiene edad ni condición" y mucho menos profesión, hay marujas y marujos en los rincones más insospechados, ¿o no te parecen a tí marujas esas periodistas que se dedican a diseccionar la vida y obra de la Pantoja en los últimos tiempos? ¿o por ejemplo los políticos que sacan trapos sucios de cuando Franco era cabo para avergonzar y aventajar a su oponente?.

    Lavar, cocinar y hacer las camas es algo que debiera saber hacer todo el mundo porque es una cuestión de supervivencia, de independencia personal, de autosuficiencia, y si por hacer eso somos marujas, entonces estamos ennobleciendo el término, que en un principio, sí, lo decían despectivamente, quizás para sustituir a aquello de "sus labores", que tantas grandes mujeres han ostentado en su carnet de identidad durante años.

    Pues te felicito por tu entrada, con chispa, sincera y con ese toque especial de realismo que no todos los escritores saben captar en sus escritos.

    De otra maruja que no lleva rulos ni bata guatiné pero que siempre que tiene ocasión pone lavadoras, cocina y plancha....¡si es que es un vicio!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi, personalmente, me parece muy mal ese menosprecio que se hace (no digo tú, Merce) sobre la persona (no digo mujer, ojo) que decide trabajar en casa. Se le achaca, y no sólo por parte de los hombres, una idea de ignorante y desocupada que no es real. O, cada vez menos. A mi me parece tan respetable que una persona trabaje en la calle como que lo haga en casa. Así que reivindico y solicito que el término "maruja/o" adquiera una connotación más positiva de la que tiene hoy.

    Y sí, esto de los blogs... que engancha.. nos sirve a todos (sobre todo) para aprender mucho. O por lo menos a mi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta tu blog, y jamás se me ha ocurrido pensar que fuera un blog de 'maruja'. Si quieres ver un blog de maruja, maruja, ve a mis blogs de francés, Hélène, y ya verás lo que es marujeo la mayoría de los posts, y sin embargo, ya ves, ella es periodista. Y a mi me gusta su blog, en honor a la verdad, porque puedo practicar mi francés, pero no sólo eso sino porque me pone de manifiesto lo que interesa a las féminas francesas -que dicho sea de paso, es casi lo mismo para todas las mujeres du monde, jeje (o, al menos, del mundo que conocemos nosotras, europeas).

    un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Shiki, yo también soy una "maruja moderna", he sustituido los rulos y la bata de guatiné, por una pinza en la cabeza y unos cómodos pantalones de algodón.

    Landa (por abreviar), durante mucho tiempo he trabajado única y exclusivamente en casa, por elección propia y coincidiendo con el nacimiento de mis hijos, y no me arrepiento, pero reconozco que llega el momento en que necesitaba salir, porque mi vida social se estaba reduciendo a las cajeras del mercadona, y toda mi conversación a gugu-tata, ahora llego a la oficina y descanso del stress mañanero que supone ese momento que va desde las 07:30 a las 09:00 de la mañana.

    Mª Carmen, me temo que entrar en el blog de Hélène, no me va a servir de mucho, ya que mi francés es absolutamente nulo, bueno nulo del todo no, se contar hasta 10, por algo se empieza.

    Además estoy segura de que quien me lo dijo, no lo hizo en absoluto con intenciones despectivas.

    ResponderEliminar
  5. yo creo que maruja es un termino que no se suele usar despectivamente mas que en alguna ocasion concreta.. de todas formas si ser maruja es algo malo yo apuesto por la dignificacion de las marujas.. porque hay marujas que no son unas verduleras ni nada parecido al topicazo.. he dicho

    javi
    controlaltsuprimir.

    ResponderEliminar
  6. Todos somos, a veces, algo murojos/as...
    Tu blog está muy bien mirado desde los cuatro puntos cardinales!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Merce...si eres Maruja, eres la más lista de todas...Y mira que son listas. Pues no tienen que lidiar todos los días con mil asuntos!! Vivan las Maris...todas lo somos un poco, a no ser que hayamos nacido en la aristocracia que no es el caso (el mío, vamos) Me encanta tu blog. Escribes alto,claro, conciso. Total ná.

    ResponderEliminar
  8. Saludos, su página me parece muy interesante.

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...