15 de junio de 2007

Hoteles nudistas

Tras escribir el culebrón sobre lo que yo imagino unas terribles vacaciones en un apartamento en la playa, empezó a aparecerme justo a vuestra derecha, publicidad sobre playas, hoteles y apartamentos varios en playas, de lo que me di cuenta gracias a Edu. Entre otros, ha estado apareciendo publicidad de una playa nudista, y por curiosidad hice clic.

Nunca he estado en un hotel nudista, ni creo que vaya a ir, no es cuestión de pudor ni mucho menos, la razón es otra completamente distinta, para entendernos, eso de poner el culo donde han estado desconocidos culos, me causa una cierta aversión. Me tranquilizó saber que entre las normas del hotel está la de acceder a la zona de restauración y a partir de las ocho de la tarde vestidos. Pero ¿y a la hora de comer? Supongo que todo esto estará pensado, no se si habrá por todo el hotel máquinas expendedoras de toallas para poner sobre las sillas, o si hay que ir con ella colgada al brazo cual camarero finísimo de finísimo restaurante, porque lo que no me entra en la cabeza es el hecho de simplemente sentarte sin saber que culo ha estado allí antes colocado. A lo mejor es que yo soy rarita, o excesivamente…, no se como decirlo, bueno si, asquerosa, no sé.

Desde que empecé a navegar curioseando sobre hoteles nudistas, ha aparcado en mi imaginación una escena, de la que no puedo deshacerme. La mayoría de los hombres, hacen un gesto, creo instintivo, que es la de recolocarse la entrepierna en diversas ocasiones, me he dado cuenta que es algo muy habitual al entrar en el coche, quizá sea el instinto de conservación, como si se fuera a caer. Que no digo yo, que en ocasiones no resulte molesto y se haga necesaria una recolocación, mientras haya tela de por medio bien va la cosa. La escena en cuestión es la de un hombre, recolocándose, de manera instintiva el aparato, preparándose para sentarse en la mesa y acto seguido, meter la mano en la panera…, lo sé, puede resultar exagerado pero fue algo involuntario, la imagen apareció sola.

Otra cuestión por la que creo que no me convencerían estos hoteles, es porque acaban de un plumazo, con el morbo de ver un cuerpo bonito, o mejor dicho de imaginar lo que no se ve. Un par de ejemplos, aquella chica con la que te cruzaste el otro día en la puerta de un restaurante, que tenía unas tetas estupendas, y una vez en la piscina del hotel te das cuenta de que lo único que tenía estupendo era el wonder-bra. O ese joven adonis, de cuerpo diez, y con lo que tu creías que era un estupendo culo, hasta que lo viste encuerado y resulta que tiene el culo más feo, que has visto en mucho tiempo.

En fin, la imaginación que es algo incontrolable. Feliz fin de semana, me voy a la playa…que me sea leve, eso si, nada de apartamento, un hotelito y en grata compañía.

Hasta la próxima, o no.


14 comentarios:

  1. A mi si me gustan las playas nudistas, y digo playas, no piscinas ni hoteles.
    Pero, en un sitio donde no conozca a nadie, ni tenga gente excesivamente cerca.
    Lo de un hotel... en bolas, pues como que no. Me imagino la escena de un ascensor lleno de gente, todos desnuditos... sin saber donde mirar y me resulta cortante. Además de la idea de la banqueta o el asiento... en el que se ha sentado otro, claro (lo que tú decías).

    ResponderEliminar
  2. capitán pescanova8 de junio de 2008, 18:34

    Pues mira, nunca había pensado en ese detalle de los culos que se han sentado antes en la silla donde nos disponemos a hacerlo nosotros y lo cierto es que sí, que me parece como un poco asqueroso.
    Otra cosa son las playas, la arena se renueva y llevas tu propia toalla.
    Un saludo desde Almería y sus playas nudistas.

    ResponderEliminar
  3. Landahlauts, no se me había ocurrido lo del ascensor, pero es verdad, en tan reducido espacio...

    Capitán, en la playa a mi tampoco me importa precisamente por lo que tu dices. Por cierto que en una playa de Almería he pasado el fin de semana.

    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  4. Pues pienso lo mismo que tú, eso d elos hoteles nudistas los veo de lo más aburrido.
    Se pierde todo el morbo y debe de ser de lo más antihigiénico.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. o de la recolocación del paquete es precisamente por que hay tela de por medio y a veces molesta cuando te sientas o algo. si vas en bolas no creo que haga falta proceso de recolocación, eres libre...

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí me parece una guarrería eso de ir en pelotas dentro de un hotel y todo lo que has mencionado de los culos y la recolocación...
    Lo de bañarse en la playa es otra historia, pero lo otro...

    ResponderEliminar
  7. Hace poco, en una revista, vi la foto de un grupo de personas desnudas, como propaganda de la apertura de una playa nudista. Eran cuerpos tan deformes que no sé si no los eligieron de mala uva para echarles el negocio por tierra. De verdad, eran patéticos. Es decir, no es patético que un cuerpo sea gordo, fofo o que tengas las tetas caídas, no, porque ya sabemos que el cuerpo humano no es perfecto (excepto en el photoshop), pero de ahí a que encima tengamos que visualizarlo con pelos y señales... como que no. Y que nadie me diga que al fin y al cabo antes ibamos desnudos y nos deslizábamos de liana en liana, porque no. Esto sólo tiene que ver con el mal gusto y poco con la 'naturalidad'. Que hoy día parece que todo vale y no debería ser así.
    Y en cuanto a los hoteles nudistas... mejor lo dejo correr. Desde luego si me pierdo, no me busquéis en uno de ellos.

    Un beso, Merce :)

    ResponderEliminar
  8. Pues si Enrique, tanto desnudo al final debe aburrir, y encima no se puede cotillear de los pantalones tan monos que lleva una y la camisa tan hortera que lleva la otra.

    Edu, te agradezco la explicación.

    Lola, realmente no parece muy higienico.

    Mª Carmen, creo que la elección de las fotos la hacen a conciencia, precisamente por que son tan naturales, que lo que se quiere evitar es que puedan ir "mirones" a este tipo de hoteles.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Y, siguiendo con el tema del ascensor... me imagino a mi hijo de 2 años, con lo que le llama la atención todo... señalando el pinganillo del huésped de la 516...
    No... decididamente.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, yo también tengo una niña de dos años muy curiosona, y es que como además tienen esa altura tan incomoda, ...

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado este articulo tuyo, pero algo bueno ´si le veo de entrada a un hotel nudista, daría mucha materia para escrbir. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. En las sillas, butacas y demás asientos de los lugares públicos del hotel, cada uno lleba su toalla para sentarse.
    La experiencia no está mal, lo que no comprendo es porque a igual categoría son bastante mas caros, ya que digamos que el show lo hacemos los mismos clientes
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. HOla Sonia, bienvenida, me tranquiliza saber lo de las toallas...

    ResponderEliminar
  14. Yo estuve en ESE hotel en particular, el Vera playa, por una invitación de empresa (podía elegir entre varios hoteles y quise probar algo diferente)

    La verdad es que la experiencia estuvo bastante bien, las instalaciones son de lujo, la higiene por supuesto está cuidada, el personal de servicio del hotel si va vestido y los huéspedes en todo momento llevan una toalla para poner donde te vas a sentar. La zona de restauración es textil durante todo el día así que no hoy problemas de encontrarte a alguien rozando el culo en las bandejas de comida ;-)

    Sobre lo de "recolocarse" efectivamente en cuanto no hay ropa todo "va a su sitio" y no hay que andar toqueteandose ni recolocando nada.

    La verdad es que fué una buena experiencia, repetiría, pero ciertamente el precio es para pensárselo, por que la playa en la que está no es gran cosa.

    Saludos

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...