10 de junio de 2007

El apartamento

No me gusta el verano, me descoloca, uno de los principales problemas es que las vacaciones de los niños no coinciden con las de los padres, en mi caso la única culpable de esto soy yo .

Hay muchas formas de pasar el verano, la mejor bajo mi punto de vista es viajando, aunque tampoco el verano es para mi el mejor momento para hacerlo, prefiero viajar en otoño o primavera. Pero hoy en una “apasionante” tarde de parque, departiendo con otras mamás los mismos temas de casi todos los días, he podido constatar que la estrella del verano sigue siendo el apartamento en la playa, y a mi esa opción me causa auténtico pavor porque yo odio la playa, me gusta el mar, pero eso el mar, en su inmensidad, por ejemplo, como lo pude ver hace algo menos de un año desde Cabo Peñas , así si.

Yo a lo de pasar un mes en la playa, y más en un apartamento alquilado, no le encuentro la gracia, sales de TU casa, dejas TU cama, TUS comodidades, en definitiva todas TUS cosas, para meterte en otra casa, en la que generalmente hay más camas de las que caben, amuebladas en tiendas de estas en las que te llevas dos dormitorios completos y salón por 1.200€ y encima te regalan los electrodomésticos. La tele es mini, y como mucho puedes ver 5 o 6 canales y con una señal defectuosa, sentado en un sofá que probablemente tenga un par de muelles rotos al igual que el colchón y a la hora de acostarte cada noche recordarás tu magnífico colchón de látex, y tu estupenda almohada.

En la cocina es muy posible que encuentres un par de sartenes especialmente indicadas para que se peguen las tortillas, una olla que la dueña pensaba tirar, pero que, de repente recordó que a lo mejor a los inquilinos playeros les podría venir bien. Unos cuantos platos, una docena de vasos cada uno de su padre y de su madre, o a lo mejor y con un poco de suerte se puede encontrar una cristalería estilo carrefour.

Dejas tu casa con un estupendo aire acondicionado, para meterte en un apartamento donde lo máximo a lo que puedes aspirar es a tener un ruidoso ventilador, que te impedirá conciliar el sueño, porque en las playas también hace calor, y encima es un calor pegajoso que te hace sudar el doble de lo normal.

Mañana más de las estupendas vacaciones de verano.

Hasta la próxima, o no.


4 comentarios:

  1. I absolutely agree with you

    ResponderEliminar
  2. Esta película es un peliculón, Merce. Me encanta :)

    Yo he estado en ese tipo de apartamentos, en Galicia y en Andorra, convenios de la empresa con cadenas de hoteles, apartamentos, etc. y la verdad es que no tengo ninguna queja.

    Pero a mi lo que me gusta y donde voy últimamente, es a hoteles. Me encanta eso de levantarme, ducharme, ponerme guapa y largarme a desayunar, con tantas cositas ricas (y prohibitivas) como ponen, pero digamos que mis 58 kilos me permiten hacer los excesos que me da la gana :)

    Un beso y feliz lunes para todos.

    ResponderEliminar
  3. Aggggg! que horror de veraneo.

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...