2 de abril de 2007

Mundo disney

Si el tito Walt, hubiese sabido la que iba a liar cuando se dedicaba a garabatear muñequitos a lo mejor le hubiese dado un ataque de pánico, y es que cuando he leído la cifra de lo que factura Disney al año he necesitado un rato para poder procesarla mientras pasaba a pesetas para hacerme la idea.

Lo paradójico del tito Walt es que su icono, su principal personaje, el ratón Mickey, no es creación suya, sino de un tal Ub Iwerks, que fue primero su amigo, después su socio, más tarde su empleado y terminó largándose harto de hacer todo el trabajo sin que nadie se lo reconociera, pero a este pobre, que era el gran creador, nadie la conoce, y es que ya se sabe que unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

Hablando del ratón Mickey, no lo soporto, no aguanto a ese ratón prepotente y sabiondo , con una voz de pito insoportable, que tiene una novia eterna a la que debe tener aburridita perdida, me quedo sin duda con el pato Donald, al menos tiene mucha mala leche y una relación de amor-odio con su Daisy mucho más divertida.

Casi todos los primeros largometrajes de Disney están basados en cuentos de los Hermanos Grimm, Perrault y otros, cuentos que en un principio no estaban enfocados a un público infantil ya que la mayoría de los personajes son pobres huérfanas, maltratadas por sus madrastras o maldecidas por horripilantes brujas, menos mal que al final siempre aparece un apuesto príncipe que las salva de la miseria, o que decir de ese pobre Bambi, que presencia el asesinato de su madre nada más empezar el cuento, o el pobre Dumbo, un elefante deforme, objeto de burla de todos, que ha de ver como su madre es encadenada, al ser tomada por loca, cuando la pobre elefanta lo único que quería era proteger a su pobre hijo.

Y si nos vamos a los personajes propios Disney, no es que la cosa cambie mucho, el pequeño Nemo, un pez minusválido, huérfano y con un padre hipocondríaco, o el Rey León, que no es más que una lucha fraticida, el pobre leoncito ha de ver como su tío asesina a su padre con la única intención de coger la corona.

Mucho más divertidas las películas realizadas con Pixar, Toy Story I y II, o Monstruos S.A, películas que recomiendo aunque uno haya dejado la infancia atrás.

Todo esto por la saturación con la que he vuelto tras unos días en Eurodisney, aunque he de reconocer que el Parque, para entendernos, es la leche en todos los aspectos, y solo ver la cara de los niños, compensa el cansancio y el tremendo “viaje” que sufre la cuenta corriente, y es que como dice el anuncio hay cosas que no tienen precio.

Hasta la próxima, o no.


9 comentarios:

  1. A mi me gusta Pluto. Madre mia, no he visto ni la de Nemo, ni el Rey León ni ninguna, pero no me apetece ver cosas tristes de dibujos.

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta: ¿hay alguien que entienda a Donald? ¿O sólo soy yo el que no lo entiende nunca?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. qué buen post, Merce...Me parece muy fuerte la historia del pobre Ub..Pero suele pasar (a mí me ha pasado durante décadas) ya sabes, unos cardan la lana...etc,etc
    Yo también me quedo con Pixar y mi hijo de tres años también...ahora, eso sí, salvo por Peter Pan. Lo de su adicción por campanilla, Jean, Nana, Garfio y los niños perdidos es preocupante.
    Por cierto, Landa, yo tampoco entiendo a Donald pero tiene unos gestos chulos y anda que Daisy!!!

    ResponderEliminar
  4. Pixar ha sido un soplo de aire fresco para Disney... que empezaba a oler a añejo.

    ResponderEliminar
  5. Por eso Disney ha comprado Pixar, tanto Toy Story como Monstruos, son películas muy bien hechas y entretenidas.

    Lola, las obsesiones de los niños, son pasajeras, mi hijo estuvo más de dos años obsesionado con Buzz Light Year, luego pasó por Los Increibles y ahora anda con Batman.

    Al pato Donald, lo entiendo más o menos, pero desde luego lo prefiero...

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  6. que levante la mano a quien no se le haya escapado una lagrimita viendo Dumbo

    ResponderEliminar
  7. Con Dumbo no, pero viendo Nemo...

    ResponderEliminar
  8. Lo cierto es que los cuentos, si los analizamos friamente, eran de un sadismo que daba grima :)
    Ah, a Donald no lo he entendido jamás.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. yo tampoco a mickey, ni a ninguno de la disney. pd: a ver si me linkas

    ResponderEliminar

Pues vosotros diréis...